Mis Viajes - Italia

Una vez que termino el curso en España, aun me quedaba poco mas de una semana para seguir viajando por Europa y conocer otros lugares. Para estas alturas del viaje, mi compañera de viaje Cristy había descubierto las maravillosas fiestas que se llevaban a cabo en Ibiza, España; pero yo, con mi presupuesto reducido y poco interés por las fiestas decidí hacer un viaje un poco mas cultural, lo que me llevo a Italia, con dos compañeras que había conocido en la clase y que de cierta manera también estaban en plan de bajos recursos como yo.

6. Roma, Italia


Nuestra primera parada fue Roma, después de un traumático inicio de viaje... porque lamentablemente perdimos el primer avión... llegos a Roma. A mi parecer era una ciudad mucho muy bonita si la mirabas de unos 30 centímetros encima del suelo para arriba, de ahí para abajo era una ciudad un poco sucia. Pero igual, aunque esa impresión se me quedo grabada hasta el día de hoy, a mitad del viaje olvide donde estaba pisando y comencé a admirar las grandes edificaciones que hacen de Roma una de las ciudades mas famosas del mundo. En Roma visitamos el Coliseo Romano y sus alrededores, la fuente de Trevi... entre otras cosas mas.. que de momento no recuerdo! Lo siento~!


Pidiendo un deseo en la Fuente de Trevi

El Coliseo Romano

Mis amigas con quienes hice este viaje. Como dato curioso, dos de nosotras cumpliamos años el 22 de junio y la otra el 23 de junio, que coincidencia, no?


6.1 El Vaticano

En el corazón de Roma, se encuentra el Vaticano... la Santa Sede, yo nunca me he considerado una persona religiosa, pero para mi es causa de gran admiración todo lo que los humanos han logrado en nombre de la Fe, y muchos de esos logros se visualizan en las grandiosas iglesias, si hay algo que me encanta encontrar en mis viajes, son las iglesias. Puedo estar equivocada, pero a mi sentir, la gradiosidad y majestuosidad de una iglesia refleja la fe de un pueblo, y el Vaticano, siento, es muestra de esto.

Mi experiencia en el Vaticano fue de lo mas graciosa, al menos a mi parecer! Ese día llegamos a la ciudad en la mañana e hicimos check in en el hotel, dejamos las cosas y fuimos a recorrer la ciudad. Nosotras muy valientes llegamos al Vaticano directo; no nos detuvimos a desayunar ni nada. La Santa Sede nos ofrecía una variedad de actividades y las que mas nos habían interesado era visitar la cúpula de la Basilica de San Pedro, entrar a las tumbas de los papas (Recientemente acababa de fallecer el Papa Juan Pablo II) y por supuesto, ver la capilla Sixtina. Yo no se si porque era domingo o si siempre esta asi, pero el lugar estaba llenísimo de gente que quería ver todo y nostras tres nos adentramos a la multitud.

En un momento muy rápido donde yo entendí que ibamos a visitar la cúpula y ellas entendieron que íbamos visitar las tumbas (que se encontraban en la misma dirección), nos separamos.  Yo me fui a la Cupula y ellas a las Tumbas, como comente en el post anterior, por un mal calculo mi dinero para el viaje era limitado, y para poder visitar cualquier cosa tenia que tomar en cuenta el costo y como hacerlo lo mas ecoomico posible, en este caso, subir a la cúpula por las escaleras y no por el elevador era la opción mas viable. Yo nunca he sido una persona que haga ejercicio o que tenga buena condición física, pero en ese tiempo como podrán ver por las fotos era joven y delgada; no digo que ahora no sea joven, pero definitivamente no estoy tan delgada como en esos tiempos.

Entre a la iglesia y seguí mi camino, porque yo estaba 100% segura que mis amigas iban mas adelante que yo en el recorrido hacia la cúpula. Subi y subí escaleras, escaleras estrechas y atiborradas de gente. Cuando me empece a dar cuenta que no estaba preparada para eso ya no podía hacer nada al respecto, no podía voltearme y bajar ya que solo había espacio para que una persona fuera subiendo. Asi que hice mi mayor esfuerzo para seguir subiendo, hasta que note un cambio en el camino que me indico que estábamos próximos a llegar. Para ese momento, me maldecía internamente por no haber pensado en cargar una botella de agua y no haber desayunado propiamente, no tenia para nada energía, tenia sed y no había manera de comprar una botella en la cúpula de la Basilica, por supuesto que no. Una vez que llegue al final busque un lugar para sentarme y hacer calculo mental de lo que me faltaba por recorrer... obviamente la bajada y búsqueda de mis amigas. En ese momento, todo se dejo venir el cansancio, el dolor, el hambre, la sed... todo. En ese momento hasta llegue a pensar, pues nimodo si me pasa algo aquí.. al menos estoy en Tierra Santa. hahahaha Suena estúpido, pero recuerdo claramente que lo pensé. Mi condición de pronto llamo la atencion de otros turistas que iban pasando y uno de ellos se dio cuenta de lo que tenia y me ofreció de su bebida, le di unos sorbos y la devolví (no quería terminarme toda el agua de un desconocido), poco a poco comencé a recobrar la energía para seguir adelante e irme de ahí... pero de pronto caí en la cuenta de hasta donde había llegado y donde estaba parada; con todo y mi temblorina me tome el tiempo para admirar el hermoso paisaje de Roma y el Vaticano, unidos pero tan diferentes y a la vez ambos bellos a su manera.

Poco después regrese al suelo firme y encontré, y literalmente "gracias a dios" una fuente de agua potable para tomar agua y ahí me quede tomando hasta que quede satisfecha. Después, emprendí la búsqueda de mis amigas a quienes también milagrosamente encontré rápidamente paradas a las orillas de la Ciudad del Vaticano. Después de ahí, seguimos visitando lugares juntas y todo salió muy bien y sin mas eventualidades.


La Basílica de San Pedro desde abajo

La Basilica de San Pedro, vista desde la cúpula!!


7. Florencia, Italia

Uno o dos días después viajamos a Florencia. Si algo puedo decir de este viaje es que hubo de todo. Cuando llegue a esta ciudad, la verdad es que no me prepare para ver lo que iba a ver y saber donde estaba parada y que sucedió ahí. Por lo que llegamos a la majestuosa Catedral de Santa Maria del Fiore, y seguimos caminando por la ciudad sin saber realmente que había que preguntar o hacer ahí.

Me arrepiento mucho de haber estado ahí y no aprovechar todos los lugares que pude haber visitado. Sobretodo porque en Florencia nacieron muchas personalidades de la filosofía antigua que aun ahora son recordados... como Leonardo DaVinci y Dante Alighieri. Creo que también fui a otros lugares, pero en general creo que mi visita a Florencia no fue la que hubiera deseado.





8. Venecia, Italia

Ahh.. Venecia. Yo llegue con una idea preconcebida de la ciudad, mínimo sentía que iba a oler feo y estar llena de parejas. Pero ni una ni otra. Tal vez mi experiencia en Venecia no fue la que muchos hubieran querido, pero cada vez que lo recuerdo, lo hago con una sonrisa.  

Venecia resulto ser hermosa y mágica, pequeño pero grande. Me impresiono mucho como en verdad sus métodos de transporte son acuáticos, los puentes cada uno diferente y de diferente material, y fue ahí examinando los puentes que de pronto iba caminando detrás de mi amiga y me resbalo en pleno puente, por suerte quede lejos de la orilla del río porque que asco, el agua no se veía bien como para tocarla. En fin, al final unas personas se acercaron a ayudarnos a levantarnos y después nos dimos cuenta que mis amigas no tenían aun boleto para regresar a Madrid y luego tomar el vuelo de regreso a México. Por lo que ellas se avocaron a buscar un vuelo que se les acomodara en tiempo para regresar a Madrid. Yo, en cambio, como había pedido a mi papa que me comprara los boletos si los alcance a pedir saliendo del Aeropuerto de Venecia, pero oh sorpresa! no tenia dinero para gastar en hotel ni nada, por lo que decidí quedarme ahí a esperar la mañana y mi vuelo.

Esa fue la primera noche de las noches que estuve durmiendo en aeropuertos. Y ahí esperando conocí a un chico Italiano de Nápoles (lo recuerdo muy bien) que quería platicar porque también se iba a quedar a esperar su avión al día siguiente en la mañana. Yo, por ser primeriza en eso de viajar, le tenia un miedo terrible a cualquier gente que se me acercara, con cualquier pretexto. Obviamente, de México me fui súper advertida que tuviera mucho cuidado con mis cosas con la gente y con todo; y como en todo el viaje, probablemente esa fue de las únicas ocasiones en las que estuve completamente sola, tenia mucha desconfianza. Al final, el chico resulto ser súper agradable y estuvimos platicando de muchas cosas, de su país, de México, de su familia, etc. finalmente, llego el momento en el que debíamos dormir un rato y después, eventualmente, abordar el avión.. y fue muy extraño despedirme de el, ya que aunque intercambiamos correos electrónicos, sabia que iba a ser muy difícil que nos volviéramos a encontrar; y después.. me di cuenta que perdí el papel donde me había anotado el correo y peor. En fin, hay ciertas cosas que no son para uno en determinado momento. Horas después arribe a Madrid, y comencé la segunda larga espera en el Aeropuerto de Barajas, para subir al avión que regresaba a México.





Aquí concluyo el viaje que realicé en el verano de 2009. Una gran experiencia, a la cual le siguieron otras mas, que también escribiré por aquí.

CONVERSATION

1 Comments:

  1. Visitaste justo los mismos lugares de Italia que yo!
    Yo no sabía de tu experiencia en el aeropuerto! es padre cuando conocer gente random :)

    ReplyDelete

Back
to top